Katmandú, capital de Nepal es una ciudad que no deja indiferente a nadie. En ella conviven pasado y presente, modernidad y tradición, y todas las contradicciones que uno puede vivir en Asia: pobreza extrema, riqueza extrema, caos, desconcierto, polución, atascos, frustraciones, masificación, pero también templos y grandes monumentos, ciudades históricas, retiro y espiritualidad, que se vive a pie de calle, en los cientos de templos, budistas e hinduistas, que conviven en armonía con sus gentes rezando en cada esquina. Y sobre todo la tradicional amabilidad nepalí, gente sencilla y muchas veces divertida, aunque a veces algo persistente (pero siempre de buen rollo) con el turista.

Cerca de Katmandú también podremos disfrutar de las ciudades históricas de Patán y Bhaktapur, dos joyas que no hay que perderse en nuestra visita a Nepal. Katmandú es Asia en estado puro y será paso obligado de nuestro viaje por el país. Aquí os dejo una entrada del Blog Montañas de Viajes sobre esta excitante ciudad: http://goo.gl/ooPFKL

Si os ha gustado este artículo, os invitamos a que le deis a “Me Gusta” en nuestra página de Facebook https://www.facebook.com/luzdeorienteviajes